Fertilizantes  ›   Servicio de consulta  ›   Cultivos  ›  

Olivo

Producción con la mejor calidad

Los fertilizantes influyen en la salud humana y en el valor de los productos

El fósforo fuente de energía indispensable para los procesos metabólicos

Potasio para mayores rendimientos con calidad

El Magnesio asegura alta calidad

Azufre para la producción de aceite y protección del árbol

Los micronutrientes logran el equilibrio

Recomendación de fertilizantes

 

Producción con la mejor calidad

Tan solo los olivares que cuentan con una disponibilidad equilibrada de nutrientes están en capacidad de desarrollar su potencial genético para producir frutos abundantes con excelente calidad. A través de la fertilización (al suelo, fertirrigación y foliar) se garantiza al olivar, no solo la disponibilidad de los nutrientes requeridos sino en las cantidades que se necesita en cada una de sus fases fenológicas. La cantidad de nutrientes extraídos por las aceitunas es relativamente bajo si se compara con los cultivos agrícolas. Sin embargo, un adecuado desarrollo de la copa del olivo (ramas y hojas) es indispensable para garantizar el rendimiento y la calidad deseada de las aceitunas en cada cosecha.

 

Debido a la gran diversidad de niveles de producción, marcos de plantación (intensivos, semi-intensivos y superintensivos), podas (formación, producción y renovación), manejo (secano o regadío) y variables extrínsecas al cultivo (clima y suelo) es difícil establecer tan solo una recomendación de fertilización.
A continuación se presentan los requerimientos nutritivos (kg unidades de fertilizante) para producir una tonelada por hectárea.

 

Producción (ton ha-1) P2O5 K2O MgO
 

----------kg----------

1

3-5

12-16

2-3

 

La implementación de un programa de fertilización acorde a los requerimientos nutricionales por el cultivo (análisis foliar) y a las condiciones de producción que se tienen en el olivar es fundamental para:

  • incrementar la producción y calidad de la cosecha
  • reducir la vecería al mantenerse las reservas del olivo en un estado óptimo
  • disminuir la susceptibilidad a plagas y enfermedades
  • mejorar la resistencia a condiciones ambientales adversas (heladas o sequías extremas)

Inicio de página

 

Los fertilizantes influyen en la salud humana y en el valor de los productos

A través de un suministro equilibrado de nutrientes minerales y de buenas prácticas de manejo del cultivo se obtendrán aceitunas para almazara con alto rendimiento y calidad del aceite virgen y aceitunas para mesa que cumplen los requisitos para ser clasificadas con la categoría extra (máxima calidad).


El beneficioso efecto sobre la salud de factores “internos”, cuando el aceite de oliva virgen es la principal fuente de grasa de la dieta humana, hacen que su consumo adquiera cada día más relevancia. El alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), relacionado con la reducción del colesterol “malo” LDL, así como el alto contenido de potentes antioxidantes que tienen la capacidad de eliminar radicales libres como la vitamina E, carotenoides, compuestos polifenólicos hidroxitirosol y tirosol, han sido asociados a una reducción en la incidencia de enfermedades cardiovasculares, niveles de presión arterial bajos, cáncer de colon y de seno y osteoporosis.

 

Valor en el mercado — Características externas de calidad

  • Tamaño / Peso
  • Color
  • Flavor
  • Sin daños/defectos morfológicos, fisiológicos, físicos y mecánicos, patológicos y entomológicos
  • Transporte y capacidad de almacenamiento

Valor para la salud — Características internas de calidad

  • Ácidos grasos monoinsaturados
  • Nutrientes
  • Vitaminas
  • Fibra
  • Substancias bioactivas como polifenoles (hidroxitirosol y tirosol), Vitamina E y carotenoides

Inicio de página

 

El fósforo fuente de energía indispensable para los procesos metabólicos

A pesar de tener el olivo un bajo requerimiento de fósforo comparado con otro cultivos, la disponibilidad del fósforo esta limitada por factores intrínsecos en el suelo (ej. contenido de arcillas, contenido de Ca en suelos alcalinos y de Al y Fe en suelos ácidos) o extrínsecos a este como una absorción inhibida por aplicaciones excesivas de nitrógeno frente al fósforo disponible (desequilibrio en la relación N:P).

 

El fósforo al ser esencial en diversos procesos fisiológicos básicos (fosforilación, fotosíntesis, respiración, síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas), en la formación de raíces, macollamiento y de órganos de reproducción (floración, fecundidad y maduración de los frutos) y en la eficiencia de asimilación del nitrógeno, su deficiencia durante los periodos de máximo requerimiento (floración y cosecha) puede producir:

  • bajo índice de fecundidad
  • caída prematura de frutos y hojas
  • frutos bastos con bajo contenido de aceite

Inicio de página

 

Potasio para mayores rendimientos con calidad

Los requerimientos de potasio en el olivo no solo son elevados sino que su esencial participación en importantes procesos metabólicos lo hacen el macronutrientes con mayor influencia directa en la calidad del fruto y del aceite.
Aunque los análisis de suelo de un gran porcentaje de las zonas productoras de oliva presentan contenidos medios de potasio, el olivar puede presentar deficiencias debido a:

  • baja disponibilidad para la planta a través de la fijación por arcillas expansivas del potasio de la solución del suelo y del intercambiable
  • inhibición de la absorción de potasio por una alta disponibilidad de Ca (antagonismo) en suelos alcalinos (calizos)
  • perdidas de potasio por lixiviación en suelos arenosos por su baja capacidad de retención (sorción)

 

La deficiencia de potasio produce un verde claro en las hojas y una deficiencia severa ocasiona la necrosis (secamiento) de las puntas de las hojas y la muerte de partes del árbol. Clorosis se presenta con más frecuencia en hojas básales que terminales. Los frutos aparentemente son normales y los entrenudos de las hojas son cortos.

 

Un óptimo suministro de potasio al olivar favorece:

  • la acumulación de sustancias de reserva
  • el transporte de asimilados desde las hojas hacia otros órganos de la planta (ej. los frutos)
  • la producción de aceite en la aceituna
  • la adecuada regulación del balance hídrico de la planta, especialmente importante cuando el agua es el factor limitante (olivo de secano)
  • la resistencia a periodos de baja disponibilidad de agua, estrés por sequía y calor excesivo
  • la resistencia a heladas y enfermedades
  • la eficiencia en el uso del nitrógeno a través una conversión más rápida del nitrógeno en proteínas
  • la eficiente utilización de la humedad del suelo

 

El olivo es considerado como un cultivo sensible al cloruro y por ello se recomienda aplicar el potasio en forma sulfatada (bajo contenido de cloruros y bajo índice de salinidad). Además, olivares creciendo en suelos calizos y fertilizados con sulfato de potasio ha mostrado una clara reducción de la deficiencia de hierro así como mayor calidad del aceite por el azufre en comparación con los fertilizados con cloruro de potasio.

Inicio de página

 

El Magnesio asegura alta calidad

Un adecuado suministro de magnesio asegura una alta producción de frutos con máxima calidad. Su requerimiento anual tiende a ser similar al del fósforo y una adecuada disponibilidad produce un intenso color verde oscuro en las hojas así como un buen desarrollo de las hojas y tallos. Un buen desarrollo vegetativo (formación de copa) significa una intensa actividad de asimilación acorde a la tasa de crecimiento de cada fase fonológica, lo cual se traduce en una buena cosecha.

 

Deficiencia de magnesio en regiones productoras de oliva se presentan con frecuencia debido a:

  • sobre explotaciones del suelo sin una adecuada reposición del magnesio extraído
  • perdidas de magnesio por lixiviación en suelos arenosos por su baja capacidad de retención (sorción)
  • inhibición de la absorción de magnesio por una alta disponibilidad de K y/o Ca (antagonismo) en suelos calizos. Con una relación de Ca:Mg superior a 10 se presentan claros síntomas deficiencia de magnesio en la planta.


Olivares creciendo con un óptimo suministro de magnesio garantizan:

  • adecuada actividad fotosintética y de energía para la síntesis de almidón, proteínas y vitaminas
  • incremento en la asimilación y un mejor transporte de asimilados a las hojas y frutos (mayor contenido de azucares y ácidos).
  • formación de enzimas relacionadas con la producción de ácidos grasos y la biosíntesis de aceites.
  • mayor uniformidad en la maduración de los frutos
  • mayor resistencia a las heladas y a las sequías
  • disminución de la vecería
  • mejor asimilación y uso del nitrógeno

Inicio de página

 

Azufre para la producción de aceite y protección del árbol

Las estrictas leyes que actualmente restringen la polución del aire con emisiones de gases (ej. SOx) han reducido fuertemente la deposición de azufre en el suelo y esto a su vez ha ocasionado que muchas regiones presenten ahora deficiencia de azufre.

El azufre es absorbido usualmente en cantidades similares al fósforo y magnesio y los contenidos normales en la hoja están entre 0,15 % y 0,3 % de la materia seca.

 

El azufre cumple funciones centrales en el metabolismo vegetal:

  • esencial para la fotosíntesis, producción de almidón, azúcar
  • esencial en la formación de aminoácidos, proteínas, grasas, lípidos y la síntesis de aceite
  • irremplazable en la producción de defensas (fitoalexinas) de la propia planta
  • formación de enlaces de azufre, como la glutación, tienen un papel central en la resistencia de las plantas a enfermedades y plagas
  • formación de enlaces de azufre que protege la planta contra daños producidos por el estrés al ozono y al calor excesivo
  • mejora la eficiencia del uso de N por el olivo.

Inicio de página

 

Los micronutrientes logran el equilibrio

Una deficiencia temporal de micronutrientes puede originar perdidas en el rendimiento y calidad de las olivas debido a que estos regulan importantes funciones dentro de las fases de desarrollo de la planta.
Olivares sembrados en suelos que contienen suficiente boro, manganeso y zinc presentan deficiencia de estos micronutrientes debido a (i) que el pH del suelo afecta su solubilización y entrada en la solución del suelo y (ii) a que un alto contenido de calcio inhibe la absorción del boro, manganeso y zinc (antagonismo Ca/B, Mn y Zn) normal en suelos alcalinos (calizos).

 

Deficiencias de boro se presentan especialmente durante periodos de sequía en suelos de pH neutral a alcalino debido a que es absorbido a través del flujo de agua inducido en la planta por la transpiración.
Los síntomas de deficiencia de boro en el olivo tienden a confundirse con los de deficiencia de potasio. La punta de la hoja presenta clorosis y después una necrosis (secamiento). Bajo deficiencias severas se afectan las ramas jóvenes, desarrolla brotes (escoba de bruja), malformaciones de los frutos y puede llegar a afectar totalmente la producción de frutos.

 

Un óptimo suministro de boro al olivar garantiza:

  • buen crecimiento de ramas nuevas
  • óptima producción de polen, fecundación de las flores y retención de frutos
  • mejor cuajado del fruto y reducción de frutos malformados y “acorchados”
  • mejor síntesis de proteínas y grasas
  • mayor desarrollo del sistema de raíces y así mayor resistencia a la sequía
  • prevención de enfermedad degenerativa
  • producción más regular año tras año


La deficiencia de micronutrientes se puede corregir de manera rápida y efectiva usando fertilizantes foliares.

Inicio de página

 

Recomendación de fertilizantes

Debido a la sensibilidad del olivo al cloruro y al positivo efecto del azufre en la producción y calidad del aceite se recomienda la fertilización de potasio y magnesio en forma de sulfato.

 

Recomendaciones para fertilización de suelos

Recomendaciones para la fertilización vía foliar y/o fertirriego

  • 10-15 kg/ha de EPSO Microtop antes del cuajado de flores en una  aplicación (2-2.5%). Se puede aumentar la dosis hasta el 5% en caso de carencias observadas
    EPSO Microtop®

  • 10-20 kg/ha de EPSO Top para ser repetido en 2-4 tratamientos desde el inicio del desarrollo vegetativo hasta la aparición de las yemas florales o bien  al inicio de los primeros signos de deficiencia (1-2%)
    EPSO Top®

  • Aprox. 100-150 kg ha-1 SOLUMOP en una solución de 1,5-2,5%  
    SOLUMOP®
  • Aprox. 125-175 kg ha-1 HORTISUL en una solución de 1-1,5% cada 15 días 
    soluSOP® 52

Seleccionar un sitio web

K+S Minerals and Agriculture mundial